Posicionamiento de marcas, todas las estrategias con ejemplos (2022)

El posicionamiento del producto y marca es el lugar que ocupa un producto o una marca en la mente de los consumidores en comparación a los productos de la competencia, o los productos y marcas que mejores considere el consumidor bajo su propio criterio.

¿Qué es el posicionamiento en Marketing?

Para entender mejor el posicionamiento de un producto o marca, es importante diferenciar la diferencia entre imagen e identidad:

  • La imagen de un producto o de una marca es la serie de percepciones que experimentan los consumidores a través de emociones, sentimientos, etc. sobre un producto o una marca. Es decir, la imagen es cómo percibe un consumidor tu producto o marca.
  • La identidad de un producto o de una marca es la serie de características que tienen atribuidas tu producto o marca. Es decir, cómo se proyectará tu producto o marca hacia el mercado.

El posicionamiento del producto y marca se da cuándo el primer producto y marca en el que piensa el consumidor a la hora de comprar, hablar o recomendar en comparación a los productos y marcas de la competencia, es el tuyo.

Estrategias de posicionamiento

Para que un producto o una marca se posicione, es necesario que la propia empresa quiera posicionar dicho producto o marca. Por lo que es importante definir una serie de acciones a llevar a cabo por parte de la empresa e identificar las ventajas competitivas para potenciar el producto y la marca y posicionen. Para ello, existen distintas estrategias de posicionamiento que puedes aplicar.

Estrategia por atributos del producto

Esta estrategia consiste en asociar una serie de atributos o características a un producto. Por ejemplo, los consumidores asocian la marca de coches Volvo con seguridad, mientras que Mercedes es asociada por coches con elegancia.

Estrategia por beneficios del producto

Esta estrategia consiste en resaltar los beneficios que tiene tu producto. En otras palabras, ¿Qué problema resuelve tu producto? Un ejemplo claro de este tipo de estrategia, es la marca de pasta de dientes Colgate, resaltando el poder anti caries que tienen sus pastas de dientes.

Estrategia por ocasión de uso

En esta estrategia, resaltaremos cómo va a poder ser utilizado el producto, y en qué condiciones. Un buen ejemplo de condiciones de uso es la marca Nescafé, en la que sus clientes asocian sus productos a momentos de tranquilidad en casa. O por ejemplo, la marca de champú H & S especifica que para combatir la caspa basta con aplicar el champú tres veces por semana.

Estrategia por clase de usuarios

Esta estrategia consiste en coger como referencia una clase de personas, o grupos de personas que utilicen tus productos y tratar de posicionarlos a dichos grupos. Por ejemplo, el champú Johnson and Johnson se asocia a bebés, mientras que los productos de H & S mencionados anteriormente, se asocian a adultos.

Estrategia en relación a otros productos

En esta estrategia compararemos nuestros productos con los de nuestros competidores. Para el posicionamiento, será necesario llevar a cabo acciones directas, como el nombramiento de las marcas competidoras. O acciones más genéricas, como resaltar la diferenciación de tu producto frente al de la competencia y por qué es superior. Por ejemplo, la marca Gillette se posicionó resaltando la diferencia frente a sus competidores, de que sus maquinillas eran las primeras en tener seis hojas.

Estrategia de reposicionamiento

A veces, puede ocurrir, que un producto o una marca no esté posicionado en la mente del consumidor en la manera en la que se planificó. En esta situación, sería fundamental aplicar una estrategia de reposicionamiento, para que los productos y marcas posicionen en base a lo planificado.

Conclusión: Cómo implementar una estrategia de posicionamiento

Cómo ves, existen diversas estrategias a llevar a cabo para el posicionamiento de productos y marcas. Sin embargo, ¿cómo se puede implementar estas estrategias de forma correcta?
Efectuaremos el posicionamiento de productos y marcas en tres etapas:

  1. La primera etapa consiste en identificar qué es lo que diferencia a nuestros productos y marcas de los demás, así como las diferencias en los servicios o incluso en la imagen de los productos y marcas.
  2. Una vez identificado qué es lo que diferencia a nuestros productos y marcas, el siguiente paso será elegir cuáles serán las diferencias más relevantes a transmitir a nuestros consumidores para el posicionamiento del producto o marca.
  3. Cuándo las diferencias están identificadas, el último paso consiste en comunicar dichas diferencias hacia los consumidores de la manera más eficiente posible.

Valora este artículo:
5/5 - (2 votos)
Juanlu Pintor
Juanlu Pintor
Director de la Agencia Digital STAMINA Marketing y profesor de Marketing y Dirección Comercial en la Universidad de Málaga.
Artículos destacados