Saltar al contenido

Por qué no elegir un hosting gratuito si quieres rendir en Internet

Que Internet ha mejorado nuestras vidas no es ningún secreto. La imposición de la red ha modificado absolutamente todo; nuestros modelos de negocio, nuestras rutinas, hasta nuestra forma de comunicarnos. Pero en este Universo paralelo hay un paradigma que nos atañe: el de la gratuidad; y es que muchos piensan, creen y defienden que en la red todo debe ser gratis. Nada más lejos de la realidad. Como en todos los aspectos de la vida – la calidad se paga -. En este sentido hoy incidiré en los motivos por los que no debes elegir un Hosting gratuito.

Internet nos ha hecho más exigentes. Lo queremos todo. Lo queremos ya. Lo queremos gratis. No nos gusta pagar por nada (aunque implique sumar en valor). Pero como bien apuntó el economista Alfred Sauvy «la gratuidad no es nunca gratuita». Y en verdad así es. Cuando se apuesta por lo gratis siempre se renuncia a algo; hoy incidiremos en ese algo.

Cómo elegir un alojamiento web

Elegir un Hosting es como elegir una casa. De él dependen aspectos tan fundamentales como el tiempo de carga o la seguridad de tu sitio web. Es como si eliges una casa porque está tirada de precio y acabas viviendo en un barrio peligroso y en un octavo piso sin ascensor. Lo primero es detenerse y elegir en función de las características y necesidades de nuestra página.

Hablamos de la casa en la que habitará todo lo que engloba tu proyecto. Absolutamente todo. Y de las calidades del alojamiento dependerá una fructífera convivencia; sin ruidos molestos, ni problemas de delincuencia, ni pereza al tener que subir tantos pisos a pie. Tendrás que esforzarte para conseguir tu cédula de habitabilidad.

¿Qué tipo de alojamiento te conviene? Existen diferentes clases; elegir uno u otro dependerá de las necesidades de tu sitio web y, sobre todo, del dinero que quieras invertir.

Hosting compartido: al no ser solo para ti es el más asequible y el más recurrido.

Hosting dedicado: en este caso no habitas en un piso compartido sino que todos los metros son para ti; es decir, tienes en exclusividad todos los recursos del servidor.

Consejos para elegir un buen hosting

1. Capacidad. En este caso nos referimos a la cabida (espacio) que debe tener el Hosting. Lo recomendable es que tenga una capacidad mínima de 1GB. (Consejo: pregunta siempre el valor que supone aumentar dicho espacio, así podrás comparar precios entre varias opciones).

2. Soporte. Tener apoyo es vital. Es imprescindible que te asegures del tipo de ayuda que ofrecen: si es telefónica u online, si es 24/7 o con horario limitado. A mayor servicio, mayor precio.

3. Seguridad. Una de las principales razones a la hora de pagar por este servicio es la seguridad. Por eso debes cerciorarte de que incluya un antivirus o firewall instalados y qué clase de respaldo te ofrecen.

4. Internacional o nacional. No abarques más de la cuenta. Si tus clientes están aquí no contrates un Hosting de allí. Fundamentalmente, porque uno local te va a ofrecer más soporte.

5. Bases de datos. Asegúrate de tener la posibilidad de crear al menos una. Son imprescindibles y otros de los motivos por los que pagar por un alojamiento. En este caso afecta la cantidad de BBDD que podamos crear así como el tamaño de las mismas. De ello dependerá la cantidad de datos e información que podrás guardar así como su buena organización.

6. Ancho de banda. Con esto ocurre lo mismo que con los datos de tu tarifa de móvil: cuando se acaban se ralentiza el servicio. Verifica que contratas un ancho de banda suficiente, recuerda que si tu página no carga rápido el público huirá despavorido.

7. Cuentas de correo. Es esencial que te informes sobre cuántos puedes crear y desde qué plataforma tendrás que visualizarlos. Los correos son el principal activo de una web para comunicarse con su target.

8. Mensual o anual. Tú decides cuánto y cuándo pagar. Si concibes tu proyecto a largo plazo lo recomendable es pagar anualmente. De este modo, te aseguras de tener el servicio operativo. Además, suelen reducir el coste.

9. Estabilidad. En este caso hablamos de los cimientos de tu casa. Debes asegurar su estabilidad: que no haya grietas ni otras roturas. Infórmate del riesgo de caídas y de los antecedentes que tiene la empresa. Del mismo modo, en el caso de que la caída afecte a tu web el proveedor debe hacerse responsable.

En definitiva, ármate de paciencia e infórmate y compara. Siempre hay que equiparar las opciones que te ofrece el mercado antes de decidir.

5 motivos para rechazar un alojamiento web gratis

1. No eres dueño de tu sitio web

Y si no eres dueño de tu proyecto no tendrás ningún poder sobre nada que le incumba.

Igualmente, el proveedor del alojamiento gratuito podrá eliminar tu sitio web de su servidor en cualquier momento, alegando que atenta contra sus normas o política.

2. Demasiada publicidad

Las empresas de alojamiento gratuito tienen que cubrir costes de algún modo, principalmente a través de la publicidad.

En la mayoría de los casos insertarán bannners y pop ups por toda tu web y sin ningún tipo de control.

Y no hay peor enemigo. La publicidad invasora es esa piedra en el camino imposible de esquivar. Generarás una mala experiencia a ese usuario que ya no volverá a visitarte.

3. Poca credibilidad

No invertir en un servicio tan básico puede convertirse en tu peor carta de presentación. Es como decirle a tu audiencia que no te tomas tu negocio en serio.

4. Renuncias al soporte técnico

Evidentemente los proveedores de alojamiento web gratuito no tienen suficiente presupuesto para contratar un servicio de soporte técnico. Por lo que ante cualquier problema tendrás que arreglártelas por ti mismo.

5. Poca fiabilidad

Un Hosting gratuito no es fiable y su mala reputación le precede. Son habituales y constantes las caídas, la lentitud de carga, la falta de seguridad, etc. Lo gratis, satura.

Y siempre ten presente que si estás creando un sitio web es porque pretendes generar ingresos algún día. Y para construir un sitio de calidad hay que empezar por los cimientos. Pues como dicen, no puedes empezar la casa por el tejado.

¡Comparte y ayuda!